Destacados

ver más
QUINTO SÁBADOPOR Institución Educativa Adventista Arturo Carcagno
001/04/2019

SÁBADO 30 DE MARZO

UBÍCANOS EN AZÁNGAROPOR Institución Educativa Adventista Arturo Carcagno
MATRÍCULA ABIERTA 2019 POR Institución Educativa Adventista Arturo Carcagno
GRADUACIÓN Y CLAUSURA 2018POR Institución Educativa Adventista Arturo Carcagno
III Encuentro de Alcaldes Escolares ElectosPOR Institución Educativa Adventista Arturo Carcagno
TU IDEA...UN LIBRO 2018POR Institución Educativa Adventista Arturo Carcagno

Matrículas Abiertas

Plan Lector

BLOG PORTAL

Lectura Bíblica: Josué 6

Destrucción de Jericó

1 Jericó estaba bien cerrada a causa de los israelitas. Nadie entraba ni salía. 2 Entonces el Señor dijo a Josué: “Mira, yo entrego en tu mano a Jericó y a su rey, con sus varones de guerra. 3 “Rodead la ciudad una vez al día todos los hombres de guerra. Esto haréis durante seis días. 4 “Siete sacerdotes llevarán siete trompetas de cuernos de carnero delante del arca. El séptimo día daréis siete vueltas a la ciudad y los sacerdotes tocarán las trompetas. 5 “Cuando toquen prolongadamente, al oír el sonido de la trompeta todo el pueblo gritará a gran voz, y la muralla de la ciudad caerá. Entonces el pueblo se lanzará al asalto, cada uno frente a sí”. 6 Entonces Josué hijo de Nun llamó a los sacerdotes y les dijo: “Llevad el arca del pacto, y siete sacerdotes lleven trompetas de cuernos de carnero delante del arca del Señor”. 7 Y dijo al pueblo: “Pasad y rodead la ciudad. Los que están armados pasarán delante del arca del Señor”. 8 Y cuando Josué hubo hablado al pueblo, los siete sacerdotes que llevaban las siete trompetas de cuernos de carnero pasaron delante del arca del Señor; y el arca del Señor los seguía. 9 Los armados iban delante de los sacerdotes que tocaban las trompetas, y la gente reunida iba detrás del arca, mientras los sacerdotes seguían tocando las trompetas. 10 Josué había mandado al pueblo: “No gritéis, ni se oiga vuestra voz, ni salga palabra de vuestra boca hasta el día que yo os diga: ‘¡Gritad!’ Entonces gritaréis”. 11 Así, el arca del Señor dio una vuelta alrededor, y volvieron al campamento donde pasaron la noche. 12 Al día siguiente Josué se levantó de madrugada, y los sacerdotes tomaron el arca del Señor. 13 Los siete sacerdotes que llevaban las siete trompetas de cuernos de carnero fueron delante del arca del Señor, andando siempre y tocando las trompetas. Los armados iban delante, y la gente reunida iba detrás del arca del Señor, mientras las trompetas seguían tocando. 14 Al segundo día dieron otra vuelta a la ciudad, y volvieron al campamento. De esta manera hicieron durante seis días. 15 Al séptimo día se levantaron al despuntar el alba y dieron vuelta a la ciudad de la misma manera, siete veces. Solo ese día dieron siete vueltas. 16 Y cuando los sacerdotes dieron la séptima vuelta, Josué dijo al pueblo: “¡Gritad, porque el Señor os ha entregado la ciudad! 17 “Pero la ciudad y todo lo que hay en ella será dedicado al Señor, para una destrucción completa. Solo Rahab la ramera vivirá, con todos los que estén en su casa, por cuanto escondió a los mensajeros que enviamos. 18 “Guardaos de las cosas condenadas, no toquéis ni toméis cosa alguna de ellas, para no traer vuestra destrucción y turbar el campamento de Israel. 19 “Pero toda la plata, el oro, los objetos de bronce y de hierro serán consagrados al Señor. Ingresarán al tesoro del Señor”. 20 Entonces, cuando sonaron las trompetas, el pueblo gritó. Al oír el sonido de las trompetas, el pueblo gritó a gran voz, la muralla se desplomó y el pueblo subió a la ciudad, cada uno frente a sí, y la tomaron. 21 Y a filo de espada destruyeron todo lo que había en la ciudad, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, hasta los bueyes, ovejas y asnos.

Rahab salvada

22 Josué dijo a los dos hombres que habían reconocido la tierra: “Entrad en casa de la ramera y, como lo jurasteis, sacadla a ella y a todo lo que es suyo”. 23 Y los jóvenes espías entraron y sacaron a Rahab, a sus padres, a sus hermanos y todo lo que tenía. Sacaron también a todos sus parientes y los pusieron fuera del campamento de Israel. 24 Y consumieron a fuego la ciudad y todo lo que había en ella. Solo pusieron en el tesoro del Señor la plata y el oro, y los objetos de bronce y de hierro. 25 Pero Josué salvó la vida de Rahab la ramera, la casa de su padre y todo lo que ella tenía. Y habitó entre los israelitas hasta hoy; por cuanto escondió a los mensajeros que Josué había enviado a reconocer la tierra. 26 En ese tiempo los juramentó diciendo: “Maldito ante el Señor el que ree­difique esta ciudad de Jericó. En su primogénito eche los cimientos, y en su hijo menor asiente sus puertas”. 27 Así, el Señor estuvo con Josué y su nombre se divulgó por todo el país.

Banners

Abril de 2019

 

Volver

DomLunMarMieJueVieSab
31123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
2829301234